El ascendente: la puerta a la conexión con la luz

135

Muchas personas creen que la personalidad está conformada por las características de su signo solar cuando la verdad es que nuestra personalidad es la combinación de todos los planetas que conforman la carta natal, la casa en que se encuentran y sus alineaciones con otros planetas y puntos astrales.

El Sol es el ego, la esencia, nuestro centro vital, así como es el centro vital del universo.

En la astrología el emplazamiento del Sol revela la cualidad básica de nuestra conciencia. Es el factor central de nuestra personalidad, del mismo modo como el Sol es el centro de nuestra galaxia. Por esa razón, nos identificamos tanto con el signo solar. Si nuestro Sol está en Piscis, nos consideramos Piscis. Si está en Aries, pensamos que somos Aries. No cabe duda de que el Sol es muy importante para el análisis astrológico, pero no debemos olvidar que es un solo factor entre muchos.

Un Sol bien emplazado y aspectado otorga a su nativo alegría, confianza y buena salud. El Sol determinará las características de tu cuerpo, tus hobbies, la profesión que eliges, y sus características son de fácil percepción en la primera impresión con una persona.

Físicamente uno casi siempre está realizando una acción que honra a su Sol. Cuando no honramos las características de nuestro Sol it can turn against us o deprimirnos fuertemente.

Pregúntale a un sagitariano cómo se sentiría sin libertad, a un geminiano cómo se sentiría sin tecnología, o a un escorpiano sin secretos o sin sexo. Pas possible!

Pero el ascendente, ese signo que estaá al este en el horizonte cuando damos nuestro primer respiro, colorea cómo funciona nuestro ser más íntimo, lo que anhelamos, lo que queremos llegar a ser. El ascendente es aquel punto en la Carta Astral que aparece al este en el momento del nacimiento. Simboliza la manera de acercarnos a la vida.

Así pues, el ascendente se puede relacionar con el despertar de nuestra conciencia, del mismo modo en que el Sol nos despierta por la mañana, disipando la oscuridad de la noche con sus rayos de luz. Según el signo del zodiaco que representa al ascendente, tendemos a utilizar sus características para moldear nuestra personalidad y poner una especie de máscara entre nuestra verdadera naturaleza, simbolizada por el Sol, y el mundo exterior. En muchos casos, los demás nos reconocen más por las cualidades del signo del ascendente que por las características del signo solar.

En consecuencia, el ascendente puede ser, en primer lugar, una imagen que proyectamos al exterior o un escudo, pero también una especie de puerta que se abre hacia nuestro ser verdadero y permite que fluya a través de este canal una gran parte de nuestro yo.

El Sol, su posición y sus alineaciones nos habla de nuestra meta final en la vida, pero el ascendente nos indica el camino: en qué debemos convertirnos para realizarla.

Veánlo de esta forma: las características del Sol son de nacimiento, las actúas con naturalidad. Las características del ascendente se van aprendiendo poco a poco a través de las personas y situaciones que atraemos, y sucede así, como un sube y baja que tiene una piedra de un extremo, trayendo hacia el todo lo que está en la otra esquina.

Atraemos personas y situaciones que nos van forjando el ascendente porque es la vía para elevarnos. Ascendente, que eleva, que asciende, que nos conecta con la luz, que nos lleva hacia el camino.

Pregúntenle a alguien con el ascendente en Piscis cuantos artistas, junkies y poetas ha atraído a su vida y cuántos están siendo fotógrafos, artistas, escritores o elevados místicos.

Cuando alguien nos conoce realmente bien, puede ver las caracteristicas de nuestro ascendente más claras que nuestro propio Sol. A veces nuestro Sol y nuestro ascendente son signos muy diferentes y cuesta unir las energías en una misma personalidad, but there is always a way.

Para poner un ejemplo: estudio de mi carta natal

Sol en Sagitario: acción física, trabajar y entrenar. Estudié leyes.

Ascendente en Piscis: lo místico, lo espiritual. Pues se hizo más fuerte la conexión con la Kabbalah y la astrología que todo lo demás. Son lo temas que estaán constantemente en mi mente.

La misión sería dar clases o asesorar (tarea muy sagitariana) en temas de espiritualidad, religión o whatever related to the whole picture and the beyond.

Una vez que entendemos la importancia del ascendente, debes saber qué planeta rige ese signo. En mi caso es Neptuno. Él rige Piscis, que es mi ascendente.

El planeta que rige el ascendente, rige tu carta. So, ¿dónde esta Neptuno en mi carta?

En la casa 10, que es la casa de la profesión, la imagen pública, la carrera.

Conclusión: la misión de mi vida es Sagitariana, pero la vía es pisciana, y la manera de hacerla tangible es convertir en eso mi profesión o carrera.

¿Se entiende?

Otro ejemplo: mi mejor amigo es Géminis.

Meta en la vida: comunicar.

Ascendente: Leo. Ser centro de atención.

Regente de Leo: Sol. ¿Dónde esta? En la casa 10 de la carrera.

Most likely su misión es comunicar, dar conferencias donde él presenta y es centro de atencion. Dar charlas y hacer de eso su vida. Otros puntos de su carta que no debo revelar acá indican qué tipo de charlas serían.

¿Le agarran la onda? Así funciona. Estamos todos actuando el Sol y viviendo el ascendente. O la manera más vulgar de explicar, sería decirte que lo veas de esta forma:

Facebook es el Sol, el ego, lo que queremos que otros vean, y twitter habla más de lo que estamos pensando, cómo estructuramos las oraciones y los pensamientos. Recuerda hacer siempre al menos una tarea al día que honre a tu Sol.