El estilo adquiere otro nivel de consciencia: moda y consumo sustentable

0

Es importante encontrar tu estilo, pero para eso no debes vaciar tu cuenta bancaria, más bien el secreto de la búsqueda está en encontrar lo sustentable, lo que traerá satisfacción a largo plazo y las inversiones que reconocen tu valor y tu propósito.

 

¿Has escuchado de la moda sustentable? Más que una tendencia es todo un estilo de vida que le da un nuevo enfoque a lo que usamos, nos invita a alejarnos del consumismo y a hacernos conscientes de que las prendas de vestir o accesorios que elegimos tienen una historia: mano de obra, lugar de fabricación, materiales utilizados, transporte y distribución. Además, deja una marca en el medio ambiente, ya que tiene un impacto a nivel social que afecta a todas las personas involucradas en la cadena de producción. Sobre el tema del consumo sustentable hablé anteriormente con Marou Rivero, puedes ver el video aquí: clic.

 

Deseamos (algo muy Venus) que aquello que usamos haya sido producido de manera ética, pero que también refleje nuestro infinito particular. El estilo no se trata de lo que ves en blogs, en Instagram o revistas, es un concepto que defines con tus características y gustos personales y, más que modificarse con el devenir de la moda, prevalece en el tiempo. Para cultivar y reconocer tu estilo debes conocerte e identificar eso que te hace único y original. Este es todo un proceso de autodescubrimiento y si deseas profundizarlo aquí te dejo una lección: clic.

 

Ciertamente, la autenticidad no viene empaquetada. Cuando todo se produce de manera masiva es difícil encontrar o crear algo que se sienta único en su forma, estilo y en lo que representa, pero no es imposible. Este proceso creativo, que se filtra tanto en lo que usas como en las ideas y proyectos que concibes, puede seguir teniendo el sello de la originalidad y para ello debes recorrer el camino de regreso a ti: escucharte, expresarte y dejarte fluir respondiendo a tu verdadera esencia. La diseñadora de moda y estilista Olatz Zanguitu nos contó su experiencia al respecto en un artículo: click para leer.

 

Entonces, ¿tenemos que invertir todo en lucir auténticos? Más bien debemos aprender a sacarle el mayor provecho a lo que ya tenemos. Un buen punto de inicio es reconocer lo que tienes en tu closet. Ordenar este espacio también te ayuda a reconocer el valor de cada prenda y quizá te inspire a crear nuevos looks o darle vida a una pieza con un proyecto DIY (do it yourself o hazlo tú mismo). Además, podrás hacer espacio para lo nuevo: lo que ya no usas puede ser donado o regalado, también puedes utilizarlo para ir a tiendas de clothing swap (intercambio de ropa) y hacer tu propio reciclaje aprovechando al máximo tus recursos. Acá encuentras las lecciones básicas para organizar tu closet: click.