Conoce a los nutracéuticos y lo que hacen por tu sistema inmunológico

4

Para poder protegerte y defenderte de enfermedades infecciosas causadas por organismos dañinos invasores (antígenos) como bacterias, virus, parásitos y hongos que destruyen tu cuerpo, es necesario tener un sistema inmunológico saludable.

La inmunidad puede clasificarse en dos formas: inmunidad innata o natural, es aquella con la con la que nacemos, y la inmunidad adquirida o específica; aquella que adquiere nuestro organismo durante el crecimiento y adaptación al medio.

Para mantener un sistema inmunológico fortalecido es necesario seguir una alimentación antiinflamatoria, antioxidante y depurativa de forma natural, más allá de tomar suplementos que nos expongan a riesgos mayores, y que hasta resultan ser menos efectivos.

El sistema inmunológico conforme el paso de los años tiende a reducir su efectividad. Nutrirnos adecuadamente debe ser una prioridad fundamental para todo aquel que pretende mejorar su sistema de defensa. Es por ello que debemos aprovechar las bondades que la naturaleza nos ofrece a través de una alimentación más consciente.

Algunos consejos nutricionales para promover tu sistema inmunológico:

  • Añade una porción de frutas y vegetales en cada comida principal. Puedes iniciar el día consumiendo un delicioso batido (smoothie) a base de frutas, vegetales, jengibre y limón.
  • Aumenta el consumo de alimentos de naturaleza cítrica, debido a su alto contenido en vitamina C, tales como: naranjas, mandarinas, pomelos, lima, limón, fresas, moras, durazno, pimentón, berro, espinaca, entre otros. La vitamina C es un micronutriente muy importante para el organismo, ya que favorece el incremento y la producción de glóbulos blancos, así como fortalecimiento del sistema inmunológico, con lo cual se reduce el riesgo de contraer infecciones virales. También son una fuente esencial de ácido fólico, potasio, magnesio, calcio y fibra y contribuyen a prevenir enfermedades respiratorias. 
  • Incluir en tu dieta diaria un súper alimento como lo es el jengibre, que representa una opción maravillosa,  normalmente lo utilizamos cuando caemos enfermos porque además de ser un poderoso antiinflamatorio natural, antifúngico y antimicrobiano, ayuda a aliviar diferentes dolencias como el dolor de garganta. Además, contiene antioxidantes que ayudan a prevenir enfermedades, y por su alto contenido de vitaminas y minerales es un excelente aliado para tu salud, ideal para contribuir al buen funcionamiento del organismo y reforzar el sistema inmunológico, al aumentar la producción de glóbulos blancos.
  • El Hongo Shiitake o Lentinus edodes, también llamado seta de la vida, es considerado un prebiótico altamente eficaz y capaz de mantener la microbiota en equilibrio. Además, puede favorecer la respuesta inmunitaria del organismo. El Shiitake puede consumirse en las recetas: frescos, secos o deshidratado en ensaladas.
  • Incluye alimentos ricos en vitamina E, es fundamental para mantener y estimular un sistema inmunológico saludable. Dentro de sus fuentes resaltan: la yema de huevo, los frutos secos, el aguacate y el aceite de oliva. Una dosis aproximada de ½ taza de frutos secos, proporcionará casi el 100% de la cantidad diaria recomendada de vitamina E. Además contiene ribofalavina, niacina y vitamina B para ayudar a la recuperación de los efectos secundarios del estrés.
  • El uso de probióticos puede ser útil en la prevención y tratamiento de la disbiosis intestinal (mejorando la barrera del epitelio intestinal) y reduciendo la frecuencia, duración y la gravedad de las infecciones del tracto respiratorio alto. Algunas cepas como: L. casei Shirota, L. helveticus Lafti, L. fermentum o Lactococcus lactis.
  • Puedes incluir dos tazas de té verde al día, mundialmente conocido por sus múltiples beneficios: mejora el sistema inmunológico al ser rico en antioxidantes como los flavonoides. Otras infusiones como de equinácea un adaptógeno muy conocido en el ámbito de la medicina natural por sus propiedades inmuno-estimulantes.

Dentro de las consideraciones finales, es importante recordar que además de cuidar la alimentación, mantener un buen estado de ánimo, pensamientos positivos, mantenerse activo y dormir adecuadamente mejorará tu sistema inmunitario y mantendrá saludable tu organismo, creando una barrera natural contra cualquier proceso infeccioso.

Colaboradora: María Andreina Atencio Nutricionista-Dietista. Conoce más de su trabajo en @espacionutricional