¿Cómo mantener una digestión saludable al viajar? Por Nathalie Magno

0

Muchas veces se confunde “viajar” con comer “lo que sea que encuentres” en tu destino, lo cual puede perjudicar tu digestión. Sin embargo… Cuando se tiene presente la intención del amor y cuidado propio, los hábitos saludables también viajan con uno.

 

Es por eso que les traigo estos consejos de la mano de mi amiga Nathalie Magno, quien es nutricionista y health coach, para aplicar y así cuidar tu salud estomacal durante las vacaciones.

 

 

  • Prepara tu cuerpo. El “pre-viaje” es quizá tan importante como lo que haces durante el viaje. Antes de viajar, tienes que preparar tu cuerpo y asegurarte que está funcionando correctamente. Ayúdate consumiendo alimentos extra-nutritivos como: hojas verdes, jugos verdes, nueces, alimentos altos en fibra, alimentos fermentados y probióticos. Al viajar, el estrés y el cambio de rutina pueden desbalancear tu flora intestinal, por lo que es buena idea introducir una dosis alta de probióticos antes de viajar y así proteger tu sistema digestivo. Llevar probióticos durante tu viaje también es recomendado, solo asegúrate que sea una versión que no requiera refrigeración.

 

  • Pon tu cuerpo en movimiento. En muchas ocasiones tu viaje involucrará maneras de mantener activo tu cuerpo sin nisiquiera pensarlo, por ejemplo, al esquiar, al salir a caminar para turistear, recorrer a pie toda la playa, nadar…, todas estas son maneras en las que se mantiene el cuerpo en movimiento sin mucho sacrificio. Pero si vas a un viaje en el cual sabes que vas a pasar más tiempo en estado sedentario no olvides meter en tu maleta algún artículo que te ayude a ejercitarte como un mat de yoga, mini liga de tensión o simplemente tus zapatos deportivos. Y… ¿qué hay del día en el que uno viaja? Este día es crucial estar en movimiento para prevenir constipación y problemas de circulación. Si tienes que levantarte en el avión y hacer algunas sentadillas o desplantes, hazlos sin pena alguna porque tu salud va primero.

 

  • “¿Cuál es la mejor opción en el momento?”. Cuando viajas es irreal pensar que tu desayuno, almuerzo y cena van a ser perfectos, sanos y hechos en casa como acostumbras. Se recomienda que, al llegar a tu destino, te informes de algún local donde hacer una mini-compra, para que así puedas empezar tu día con un desayuno nutritivo y energético. Pero para el resto del día, cuando salgas a comer fuera, siempre hazte la siguiente pregunta: “¿cuál es la mejor opción en este momento?”.

 

  • Recuerda tu arma secreta. Aparte de los probióticos, hay otras cosas que puedes llevar contigo para mantener una digestión óptima. Para mí es té de jengibre, para ti quizás es algo diferente como unas enzimas digestivas, semillas de papaya o té de hierbabuena. Asimismo, siempre ten contigo snacks saludables porque en el momento adecuado también serán tu arma secreta, por ejemplo: chocolate oscuro, nueces, semillas, granola saludable y frutas disecadas. Todos estos alimentos protegen tu digestión y previenen que compres comida chatarra en momentos de crisis. En mi último viaje, mi esposo se burlaba porque la mitad de mi cartera eran snacks, pero cuando nos tocó hacer una cola de inmigración de dos horas se devoró todas mis armas secretas.

 

  • Respira y disfruta. El estrés y la ansiedad pueden arruinar tu digestión al igual que una mala alimentación o la falta de movimiento. Una persona sin estrés tiende a tener una mejor digestión y, al tener una mejor digestión, también hay mejor absorción de nutrientes. Así que, además de planificarte con todas las recomendaciones anteriormente mencionadas, ¡no te olvides de respirar profundo y disfrutar de tus vacaciones!

 

Colaboradora: Nathalie Magno