Mercurio en Cáncer: recordando tu verdad

Cuando Mercurio, planeta de la comunicación y la mente, entra en Cáncer, primer signo de agua y primera estación emocional nos lleva a abrirnos emocionalmente, probar nuestra capacidad emocional, nutrir ideas creativas, pensar en la familia y tener conversaciones valiosas que generen acciones conscientes para favorecer y cambiar los ánimos de conexiones importantes.

¿De qué se trata esta unión?

Cáncer es un signo femenino regido por la Luna. Mercurio entrando allí mientras ella está recién "nueva", y el otro planeta femenino -Venus-, también está cambiando de signo, indicando que sí hay incentivo para escucharnos y tratar de abrirnos o expresar nuestras emociones un poco más.

Sí hay muchas emociones contenidas sin salida, van a estallar, y que eso pase tiene buena función/razón; al menos para las mujeres.

No me canso de repetirles cómo se pierde el poder de las emociones cuando le ponemos nombre. Cómo en una sociedad tan rápida y enfocada en la comunicación, se ha perdido el valor de entender primero y comunicar después.

Con Mercurio en Cáncer y debemos apreciar más el silencio, la introspección, sentir las emociones sin restringir ni presionar, que es lo que nos lleva a estallar. La belleza del silencio entendido, que es la comunicación más intima, se necesita para restaurar el balance en la mujer -que hace todo con el lado izquierdo y medidor del cerebro-, para sobresalir en una sociedad que creen masculina... ¡PERO LA SOCIEDAD NO ES COMPLETAMENTE DE ENERGÍA MASCULINA! De hecho, creemos que es una sociedad masculina por las mismas etiquetas que hemos escuchado desde pequeñas. No somos el sexo débil, traemos luz al mundo.

¿Cómo podemos permitir que se pierda la belleza y encanto casi ritual de cómo nosotras hacemos todo? ¿De bailarnos las respuestas, de pintar sin lógica, de cocinar al corazón por ciento?

Con Mercurio en Cáncer podemos volver a pensar en esto: el poder de las emociones, la naturaleza receptiva y femenina.

¿Qué más hacemos con Mercurio en Cáncer?

1. Aprender a escuchar, en vez de "oír" para responder de una vez sin pensar.

2. Dejar de forzar las respuestas.

3. Dejar de ponerles nombres a las sensaciones, más bien irlas descubriendo. Poner nombre nos hace sentir que "ya lo resolvimos" porque es un asunto mental de Mercurio, y en Cáncer hay que meternos al agua e indagar.

4. Dar espacio otros para que se REconozcan. Eso de resolverle el asunto a alguien le impide aprender a sentir sus emociones.

5. Aprende a sentarte con la sensación de desconfort, porque la vida está llena de esos momentos a los que les sigue la iluminación merecida. Te la ganaste solita.

6. Este es un momento excelente para bajar el ruido externo y subirle el volumen al interno. La intuición es un músculo y hay que ejercitarlo. Para eso hay que tomar pequeñas decisiones y ver qué tan afilados están mis instintos. ¿Confías en tus corazonadas? Todas podemos "prever" el futuro, todas podemos leer otras persona, pero no queremos prestar atención.

También las chicas quieren magia y no hacen nada mágico en su vida. Quieren ser escuchadas, pero no se despegan del celular y los mensajes. Quieren tener un mejor cuerpo, pero no escuchan sus propias necesidades. Solo en silencio podemos encontrar nuevas soluciones creativas.

So can we just shut up? And listen... and love? Todo habla y lo hace claro. Y casi siempre habla mucho más alto que las palabras.