Emprendiendo conscientemente: cómo ahorrar y vivir la vida al mismo tiempo

Es muy difícil que un sueño se “cumpla” si no seguimos el proceso de planificación y ejecución de tareas. Eso nos lleva a tomar en cuenta la parte financiera y la construcción de una estabilidad económica o administración de recursos que nos permita invertir en esos proyectos, vivir la vida y también pensar a largo plazo ahorrando. ¿Cómo podemos crear ese balance? Nuestra colaboradora Alessandra Angelini, periodista de finanzas, nos deja algunos tips de mucha utilidad para manejar nuestros ingresos y egresos de una forma rentable.

 

¿Cómo ahorrar dinero y seguir disfrutando la vida?

Imagínate una vida en donde puedas trabajar, ahorrar dinero y disfrutar de cosas o momentos que te hacen verdaderamente feliz. ¿Parece difícil cierto? En términos reales, ese escenario puede sonar desafiante, pero lo cierto es que sí se puede lograr si eres disciplinado. 

 

El objetivo del ahorro es poder tener una estabilidad financiera en un futuro. Sin embargo, esto no quiere decir que tenemos que frustrarnos y dejar de vivir el presente. Todo lo contrario. 

 

Los siguientes pasos te ayudarán a organizarte y poder hacer ajustes a tu planificación financiera, para poder disfrutar del presente sin arriesgar el futuro. 

 

  1. Calcula tus ingresos mensuales. Empecemos con lo básico, calculando tus ingresos mensuales. Si tienes un trabajo estable (recibes una mensualidad que no varía), entonces es fácil calcular tus ingresos mensuales. Si tienes un trabajo donde no recibes la misma cantidad de dinero todos los meses, lo más recomendable es tomar un promedio de tus ingresos de los últimos 6-12 meses y predecir cómo serán los próximos 6-12 meses. Es importante ser conservador y evaluar el peor escenario para evitar falsas expectativas.
  2. Identifica tus patrones de gastos actuales. La manera más fácil de identificar tus patrones de gastos es comparando los últimos seis meses. Esta tarea la puedes hacer manualmente revisando tus cuentas, o puedes ayudarte usando programas como Microsoft Excel o aplicaciones móviles que se enfocan en presupuestos y planificación financiera. Ejemplos de aplicaciones son Mint y Acorns. 

 

Cuando analices tus gastos, divídelos en tres categorías diferentes: 

Necesidades esenciales Ahorros Entretenimiento
Ejemplos:

Comida.

Préstamos. 

Renta.

Seguros.

Medicamentos.

Gasolina.

Ejemplos:

Ahorros de Jubilación. 

Ahorros para una cuenta de emergencia. 

Ejemplos:

Compras.

Viajes.

Experiencias.

Restaurantes.

Hobbies.

% de Ingreso Mensual: ____________% ____________% ____________%

 

Después de identificar los gastos, calcula el porcentaje de gasto relacionado con tu ingreso mensual. Por ejemplo, si tu ingreso mensual es de USD$3,500 y gastas USD$2,000 en la categoría de necesidades esenciales, quiere decir que estas gastando un 57% de tus ingresos.

 

3.Ajusta tus gastos de acuerdo con tus prioridades y objetivos. Seguir un patrón de gasto puede ser útil para alguien que recién comienza a aprender cómo administrar su dinero. La regla 50/20/30 es una forma sencilla de asignar tu dinero y usarlo sabiamente. Esta regla prioriza las necesidades esenciales sin dejar a un lado el entretenimiento. 

 

De esta manera, la regla propone gastar un 50% en la categoría de necesidades esenciales, un 20% en ahorros y un 30% en entretenimiento. Una vez que tengas calculado el porcentaje de gasto actual para cada categoría, es hora hacer ajustes. Cuando se hagan los ajustes, los porcentajes de esta regla pueden cambiar de ser necesario. Sin embargo, siempre tienes que tomar en cuenta dejar un porcentaje (aunque sea pequeño) para la categoría de entretenimiento. 

 

  1. Implementación de la estrategia. La mejor manera de implementar esta estrategia es controlando los gastos semanales. Por ejemplo, digamos que el 30% del presupuesto para entretenimiento es USD$1,000 mensuales. Esto quiere decir que semanalmente deberías de gastar USD$250 en entretenimiento. Esta estructura de gastos funciona muy bien, sin embargo, es probable que unas semanas te excedas más que en otras. Para evitar salirte del presupuesto, haz ajustes. Si al principio de mes gastaste USD$350, sabes que para el resto del mes te quedan USD$650 y te planificas acorde a este presupuesto. 

 

Estos pasos son solo un ejemplo de organización financiera que te podrán ayudar a planificarte de una mejor manera. Una vez aprendas tus patrones de gastos, será más fácil hacerles seguimientos a tus consumos sin tener que estar haciendo cálculos semanales o mensuales.