Vivir conscientemente: Más allá de las asanas – Lo que no sabías del yoga

6

Desde hace cuatro años cada 21 de junio se celebra el Día Internacional del Yoga, esta efeméride pautada por las Naciones Unidas busca celebrar y enaltecer esta práctica espiritual proveniente de la India, que nos ha ayudado a unir el cuerpo y la mente a través de su filosofía.

Pero hay mucho más que conocer del yoga además de las posiciones que hemos visto en fotografías, si has escuchado de lecciones de Kabbalah y el principio de “Mente sobre materia” entenderás que es el trabajo de consciencia que lo acompaña lo que hace fluir la energía. Gracias a esta práctica nos hacemos conscientes de cada célula de nuestro sistema conectando nuestra mente individual con el todo universal.

A-ha! Moment: el yoga es mucho más que sus posturas. De hecho, las asanas son apenas uno de sus ocho pilares:

  1. Yamas (la actitud frente a lo que nos rodea o relación con los demás).
  2. Niyamas (el autocontrol y relación que llevamos con nosotros mismos).
  3. Asanas (posturas para disponer el cuerpo).
  4. Pranayamas (control de la respiración).
  5. Pratyahara (la abstracción de los sentidos).
  6. Dharana (la capacidad de concentración).
  7. Dhyana (la capacidad de meditación).
  8. Samadhi (la plena consciencia del ser).

Estos fundamentos sostienen la filosofía y nuestra práctica en ella, pues partimos desde un largo recorrido antes de lograr una correcta postura como, por ejemplo, la del árbol, y lo comenzamos tomando la decisión de traernos al presente y eligiendo el ahora como nuestra residencia emocional.

¿Cómo no tambalearnos ni experimentar dolor mientras formamos una asana? Si nunca las has ejercitado o solo las has visto desde afuera, probablemente dudarías de tus propias capacidades de dirigir tu cuerpo hasta lograr algunas de ellas, pero lo que quizás no sepas es que el yoga nos prepara para alcanzar estas posturas y mantenernos en ellas con estabilidad y comodidad, trabajando con la concentración y la respiración.

Eso sí, debes hallar tus maneras. Que esta sea una práctica universal no uniforma las experiencias. Obsérvate y escúchate. Tu cuerpo es único y tiene sus trucos para llevarse lejos de la zona cómoda, pero sin sobrepasar sus límites.

¿Cómo puedes ayudarte a conseguir equilibrio con el yoga? Combatiendo tu ego con esta práctica que te abre a la armonía en tu vida, si le das permiso de entrar. Rehabilita progresivamente tu consciencia a través de tu cuerpo: llega cada vez más lejos con las posturas, derrotando las barreras de tu mente con meditación y las de tu cuerpo con la respiración. Finalmente, búscale un propósito a cada día de práctica; despide las emociones negativas; aprovecha de volverte más creativa y mejorar tu expresión.

Para conseguirle el sentido profundo al yoga, es decir, la evolución consciente de nuestra unidad: mente, cuerpo y espíritu, necesitas la estimulación de las sensaciones físicas, las emociones y los pensamientos, llevarte a la experiencia. ¿Cómo comenzar? Estas posturas para traerte al presente pueden convertirse hoy en tu primer paso: Poses de yoga para calmarte y traerte al presente.