Ejercicio para superar pensamientos limitantes

11

Así como en la oscuridad está tu mayor capacidad para revelar Luz, es en tus pensamientos limitantes donde yacen todas las respuestas para definir tu propósito y activar tu potencial. Lo único que hay que hacer es indagar.

Escribe tus pensamientos-barrera, los que limitan eso que quieres. Por ejemplo: quiero empezar XXX cosa, pero en este momento NO tengo tiempo.

 

Ahora re interpreta la situación haciéndote preguntas que se refieren a la limitación:
¿Cómo estoy distribuyendo mi tiempo?
¿Es eso XXX una prioridad para mí?
¿Qué actividad está consumiendo mucho de mi tiempo o energía?, ¿es ESO prioridad?

 

Ahora enfócate en lo que quieres hacer:

Si inicio XXX ¿cómo me sentiría?
¿Cuál es el propósito?
¿Me daría más energía saber que eso está andando y que está aportando?

 

Ahora una visión más general:
¿Para cuáles otras cosas uso el “Pero NO tengo tiempo”?
¿De verdad no me queda ni un espacio para integrar cosas nuevas a mi vida?
¿Qué puedo eliminar para integrar nuevas experiencias, novedad y energía a mi vida?
¿Qué oportunidades pueden salir de hacer lo mismo todos los días?
¿Qué de lo que estoy haciendo ahora abre espacio de tiempo en mi futuro?
¿Estoy en entrenamiento para algo más grande en donde podré gerenciar mejor mi tiempo o delegar esfuerzos?
¿Siento mi cuerpo contraído o en expansión?

 

Los pensamientos barrera son una forma de mantenernos en lo cómodo, y allí no está lo que deseas. Si deseas algo es porque no lo tienes, o porque aún no lo has alcanzado. Para conseguir mejores resultados debes hacer las cosas diferentes.

Con este ejercicio no estoy tratando de que seas solo optimista, sino de que cambies los patrones cognitivos y de proceso mental que no te están funcionando, que el diálogo interno se refine y que no te engañes a ti [email protected] Todos estamos apretados de tiempo, pero son las ganas y la claridad lo que hacen la diferencia. Cualquier pensamiento-barrera que expongas aquí, te aseguro que hay alguien que lo pasó también y le dio la vuelta, cuando la molestia de quedarse en el mismo lugar y quejarse todos los días se hizo más fuerte que la molestia de pararse y empezar ahora.

 

Ayúdate y déjate ayudar.