Coaching para principiantes: Invertir en ti es ganancia segura siempre

28

Muchas veces les he hablado de esta premisa: lo que inviertes en ti, para tu crecimiento personal y desarrollo interno, jamás se pierde. Muy distinto a lo que inviertes en el mundo material; pero tranquila. No estoy sugiriendo que no desees nada, pues el deseo nos mueve, pero tenemos que aprender que la abundancia externa es una extensión de la interna. Leerlo es simple, hacerlo es otra cosa.

Aunque el amor propio es un trabajo interno, puede sentirse como lo mas extraño y foráneo del mundo, porque no es algo que nos enseñaron de pequeñas. No nos es natural pensar siempre en el amor propio a menos que tengamos mucho tiempo practicando. Por eso, cuando entendemos que para poder dar a otros tenemos que tenernos, nos enredamos. Cuando propongo poner limites, sienten que crearan separación. Pero les hablo de los buenos limites, los que nos cuidan internamente mientras estamos en la practica y proceso de amarnos a nosotras mismas. Ya dejándote saber eso, te planeta o ejercicio: aprende a decir que no.

A veces la respuesta mas amorosa es “no” si en verdad no queremos o no podemos hacer algo o si estamos inseguras de dar un paso. El amor principalmente es para con nosotros mismos. Hacer del amor el centro del asunto indica que debemos hacer del amor propio lo mas importante porque uno no puede dar lo que no tiene.

Tenemos miedo a hacer el amor propio el centro del asunto porque nos llevará a decir que no y eso nos hace sentir que podemos perder, pero al contrario, es cuando empezamos a ganar, es cuando cambia la dinámica, cambia como nos sentimos, salimos de la zona incómodamente cómoda de descomfort de sentirnos siempre culpables o sabiendo que no nos dimos nuestro puesto y que nos hemos conformado una vez mas cuando estamos trabajando para tanto. Y lo mas fuerte es que muchas ya están conscientes de estar trabajando en si mismas, invirtiendo dinero y tiempo en esto para que cuando venga el momento de ponerlo en practica se quedan paralizadas en el viejo patrón. Ya no mas. Información acumulada que no ha sido puesto en práctica solo esta ocupando espacio en tu disco duro. Al practicar lo que lees y predicas lo conviertes en sabiduría y es cuando en verdad sabes si te funciona o no.

Ya esta bueno. Uno no recibe lo que no es capaz de dar, así que date amor. Uno jamás podrá gozar lo que no tiene el placer de dar, así que ve agarrándole el gusto a darte y mucho, no me refiero a cosas materiales, sino cosas con verdadera sustancia.

Esto tampoco significa que mas nunca darás a otros o que dirás que no a todo. Significa que finalmente vas a aprender que las relaciones son un divino intercambio, que uno da y recibe, pero que uno da en la calidad que recibe y viceversa. No digas que diste todo y no te dieron nada de vuelta, porque esa consciencia viene de quienes dieron con expectativas o quienes dieron sin amarse completamente todavía, porque alguien que se ama sabe bien en quien invertir y en quien no (escucha el ejercicio “diferentes estados de consciencia” en mi página pronto)

Tomar la responsabilidad de darnos primero hará que entendamos las relaciones humanas personales y comerciales de una manera distinta. Esto no nos hace egoístas, nos mejora como personas, mejora nuestras interacciones y la calidad de lo que podemos aportar al mundo. No es hasta que reconoces quien eres que entenderás a que has venido y que puedes dar. Si aún no te has tomado esa tarea de conocerte por ir por el manual de la sociedad o la guía de tus ansiedades y miedos te invito a que empieces hoy.

Importante: Este contenido es desarrollado con la intención de educar, ofrecer herramientas y crear consciencia sobre un tema en especial, no tiene la intención de sustituir el trabajo con un/a especialista de la salud mental. Más detalles aquí.