Succexy: Venus en Escorpio y Marte en Capricornio

Para que se rían y se den cuenta de que los años nos sientan bien, acá les dejo un video que hice con Irene cuando apenas teníamos una idea de lo que sería Tantras Urbanos. En ese momento, Venus estaba en Escorpio y Marte en Capricornio, como ahora.

Acá el texto y abajo el video. Saquen las palomitas de maíz.

Nota: este año Marte, más que luchar, nos ayuda a superar. Times change, baby.

Succexy

"Let’s drink to the military
The glass is empty
Faces to fill and cars to feed
Nothing could beat complete denial”

Marte ya está en Capricornio, haciendo lo que sabe hacer mejor: inyectar energía y luchar. ¿Contra qué? Contra todos los temas Capricornio: organizaciones, jefes, civilización. Somos producto de una cultura que nos dice tácitamente qué tenemos que hacer con cada etapa de nuestras vidas. Es tan fuerte que ni nos lo cuestionamos, solo pensamos que así deberían ser las cosas.

Tenemos frente a nosotros la posibilidad de romper esos esquemas y hacer las cosas a nuestra manera. Éxito es lo que se ajusta a tu ideal como accesorio de lo principal, que es aquello que deseas, que estás buscando experimentar para crecer y evolucionar.

Y allí entra Venus, que desde Escorpio lo hace imposible de negar: you want what you want. So keep your dream tight. 

En el amor: la combinación de los amantes cósmicos en los signos donde están, ofrecen energía disponible para llevar tu relación a otro nivel, donde no haya freelanceo o donde estés todavía en los 50 shades of Grey. Todo o nada. Definitivamente atracción pasiva es una respuesta programada y ya estamos cansadas de flirtear con posibilidades.

Si algo tiene Marte en Capricornio es que trabaja por una meta y vamos a decir que ellos no la tienen clara. ¿Y sabes cómo sabemos que no la tienen clara? Porque solo un 42 % de los hombres están persiguiendo metas que se trazaron consigo mismos. El resto trabaja por las metas que determina la influencia del ambiente, la generación, la sociedad y sus padres. Utiliza esa cifra para que veas la posibilidad de marcar la meta y que él la siga, pero hasta ahora lo hemos hecho mal. Presionar, no poner límites, tener inseguridades que el percibe... Todo eso es lo que le hace seguir, lo que con seguridad trae éxito como definición preestablecida, lo que mamá o papá dijeron, lo que dicen sus amigos, etcétera. El hombre confía en lo que produce resultados y de eso hablan los que no se dirigen a él con sentimientos, ¿cierto?

¿Cómo darle la vuelta?