Lo que necesitas saber sobre el Paro Internacional de Mujeres 8M

Hoy 8 de marzo celebramos el Día Internacional de la mujer, una fecha que hasta hace 108 años no existía y, a pesar de que el movimiento que plantea la equidad de género como única solución a los problemas de violencia contra la mujer sigue creciendo incontenible, debemos preguntarnos si de verdad el cambio que queremos, se está dando de manera efectiva.

¿Qué tan conscientes estamos sobre el aporte de la mujer en la dinámica global? Con paros parciales en lo laboral y de todo el día en las tareas domésticas y el consumo, se pretende visibilizar el trabajo realizado por las mujeres en un día normal para su reconocimiento. Además, las distintas concentraciones y manifestaciones a nivel mundial pretenden hacer notar las vivencias detrás de las estadísticas: cada 10 minutos una mujer es asesinada a manos de su pareja o ex pareja y una de cada tres ha sufrido una agresión sexual, por esto y por la brecha salarial que existe entre hombres y mujeres, por la posibilidad de tener acceso a anticonceptivos seguros y porque cada mujer y niña obtenga su derecho a la educación.

Con especial foco de atención en América Latina y España, se ha realizado una convocatoria  extraordinaria para participar en múltiples actividades con el fin de hacer escuchar nuestras voces. Durante la jornada, se realizarán concentraciones y minutos de silencio, principalmente para rendir homenaje a las víctimas de la violencia, además de  fijar posición en contra la desigualdad laboral.

Un pasado demasiado reciente

¿Se trata de un hecho sin precedentes? De hecho no. Hace poco más de 100 años, específicamente el 8 de marzo de 1911, se iniciaron las primeras manifestaciones de las mujeres trabajadoras del sector textil de EE UU para revertir las terribles condiciones de su empleo, que hacían que muchas de ellas no llegaran a cumplir los 20 años. Un ejemplo mucho más reciente tuvo lugar en Islandia en el año 1975. En la capital de este país se celebró una importante manifestación que reunió a 25.000 mujeres, de una población entonces de 220.000 personas. Aquel viernes cambió la historia del país e inició un movimiento que culminó con la primera mujer presidenta de un país europeo.

Los números no mienten, los resultados de los últimos informes realizados por el Instituto Europeo de Igualdad de Género arrojaron una desalentadora realidad. A nivel mundial, las mujeres sólo ganan 77 céntimos por cada dólar que ganan los hombres por un trabajo de igual valor. Algo que es, según apunta esta organización, la causa fundamental de desigualdad en términos de ingresos a lo largo de toda la vida. También de la brecha de las pensiones. La desigualdad, la discriminación, persiste hasta el último momento.

Sé parte del cambio

La intención de traer un cambio positivo está presente y podemos manifestarla de muchas maneras, puedes ser parte del movimiento en la forma que sea auténtica para ti. Puedes unirte a las demostraciones en tu ciudad, difundir el mensaje, localizar los distintos puntos de ubicación de acuerdo a la ciudad en la que te encuentres, compartir estadísticas e información confiable en tus redes y propiciar conversaciones con tus familiares y conocidos.

Es momento de empezar a reconocer nuestra voz y manifestar en la realidad cómo la  vulnerabilidad no nos resta fortaleza, sino que por el contrario, nos hace más reales y capaces de compartir con el mundo todo lo que tenemos para ofrecer. Hagamos de este tiempo el mejor de todos para convivir en armonía y celebrarnos como la alternativa ante un mundo que nos motiva tácitamente a ser solo fuertes y sin ser compasivos.