La lactancia materna, proceso natural de la maternidad: Entrevista a Pamela Sosa

El embarazo es un tema que transformó a Pamela Sosa, literalmente hablando. Psicóloga de profesión, al enterarse que su primer bebé venía en camino, su primer pensamiento fue “tengo que alimentar a mi hija con leche materna”, lo cual la llevó a empaparse del tema y le ayudó a tener una maravillosa experiencia al dar pecho. A raíz de su propia vivencia, descubre una pasión y decide formarse profesionalmente como asesora de lactancia materna para ayudar a las mamás en este proceso.

Así nace el proyecto “Vía Lactancia”, que está dirigido a madres, mujeres embarazadas y a quienes planean alimentar de forma natural a sus bebés. “Me apasiona mucho el acompañamiento a las mamás y ayudarlas a lograr la lactancia que desean, porque una lactancia exitosa no significa que sea exclusiva de dos años o cinco años, sino en donde la mamá se sienta cómoda, a gusto y con información”.

Aprovecho el mes de agosto para seguir compartiendo información y concientizando sobre el tema de la lactancia materna, y les dejo esta entrevista realizada a Pamela en donde nos cuenta todo sobre la conexión madre-hijo que se crea al momento de dar pecho, así como nos comparte tips y consejos necesarios para sumergirte en el tema de la lactancia.  

 

Más allá de lo que ya sabemos ¿Por qué es importante la lactancia materna?

 

“Los beneficios de la leche materna y la lactancia son incalculables, pero primero que nada debemos hacerlo porque es nuestra naturaleza, ¿por qué usaría un respirador artificial si yo puedo respirar normalmente? lo mismo aplica con la leche materna. Es cuestión de respetar y vivir el proceso.  

 

Ahora, sobre los beneficios para la salud, la leche materna es un organismo vivo, es leche viva que se adapta a las necesidades y a la demanda del bebé por lo que es importante para su desarrollo. Sumado a esto, hay estudios que relacionan lactancia materna con menos probabilidad de cáncer infantil, leucemia, obesidad, hipertensión arterial. Por otra parte, está el vínculo afectivo, las madres que dan pecho son más conscientes de las necesidades del bebé por la cercanía que se crea en los primeros meses y la oxitocina que liberamos en cada succión del bebé también está relacionada con menos índice de depresión post-parto”.

 

Se dice que la leche materna puede ser medicinal, por ejemplo, la recomiendan aplicar de forma tópica para afecciones en la piel del bebé. ¿Qué opinas al respecto?

“Los componentes de la leche cambian y se adaptan a los anticuerpos que necesita el bebé cuando se enferma. Pero hay que tener cuidado con la aplicación de la leche materna de forma tópica, pues por ejemplo, si la mamá tiene alguna afección como mastitis, podría afectar al bebé, así que es importante tener cuidado al usarla así sobre el recién nacido. Hay casos donde madres han usado la leche como medicina sobre el bebé y les ha ayudado un montón, pero lo mejor es que tu pediatra te lo indique. Siempre hay que acudir con un profesional de la salud en estos casos”.

 

¿Cuál es el problema más común que ves en madres que al final no pueden dar pecho aunque lo hayan intentado?

“Hay muchos factores que influyen en el éxito o fracaso de la lactancia, como la información, el acompañamiento médico adecuado, el apoyo de la familia, y por supuesto la confianza: lo primero que debemos hacer es cambiar el chip de pensar que el bebé pide pecho porque tiene hambre, porque ahí es que empiezan las madres a dudar de su capacidad.

 

Si al bebé le damos el pecho, queda satisfecho y después a los 20-30 minutos él empieza a llorar, a la madre le asaltan dudas como ¿por qué me está pidiendo si le acabo de dar? ¿será que no se llenó? ¿será que no estoy produciendo suficiente leche?, y ahí generalmente empieza a complementar… cuando lo cierto es que el bebé pide pecho por dos razones: por alimento o por consuelo. Existe la succión nutritiva y la succión no nutritiva. Entonces la madre tiene que comprender que el bebé, además de alimento, también hay que darle pecho para cubrir su necesidad afectiva”.  

 

¿Qué hay de las madres que son muy estructuradas y buscan fijar horarios rígidos al momento de darle pecho?

Se aconseja “la libre demanda”, es decir: al bebé hay que darle pecho cuantas veces quiera y por el tiempo que quiera. Esto de los horarios aplica más cuando se trata de leche de fórmula la cual, por supuesto, no es lo ideal para bebés, por eso se maneja con horarios porque a ellos les cuesta digerir, no es natural para su cuerpo, y de ahí viene esa creencia de alimentar al infante cada tres horas. Cuando se le empieza a incorporar otros alimentos, que se habla entonces de la alimentación complementaria, se aconseja mantener la libre demanda, porque el bebé sigue requiriendo la necesidad afectiva.

 

¿Cuáles son los alimentos y suplementos más importantes que debe consumir la madre lactante antes de dar a luz y en el post-parto?

Es importante llevar un control con un ginecólogo, generalmente se recomienda pastillas pre-natales, el DHA, y luego que el bebé nace continuar con la toma de suplementos pre-natales, calcio y vitamina D. Los probióticos también son muy buenos para consumirlos durante la lactancia. Claro, todo esto es aconsejable para mantener la salud, pero no para producir más leche. No existe evidencia científica de algún alimento que haga producir más leche a la mujer.

 

¿Cuáles son las crisis más comunes que tienen las mujeres al momento de lactar?

Las tres crisis más importantes son:

  1. La crisis de 15-17 días cuando el bebé va a estar “pegando un estirón” y necesita más leche y va a demandar más pecho, entonces la mamá va a sentir que está retornando otra vez al modo de alimentarlo cuando era recién nacido y se puede preocupar pensando que no está produciendo suficiente leche o algo así, pero la verdad es que es un proceso totalmente natural.
  2. La crisis de 6-7 semanas, en donde hay un cambio: el sabor de la leche se vuelve más salado y al bebé no le gusta mucho esto, empieza a rechazar más el pecho y la mamá puede pensar que el bebé se está destetando, lo cual es imposible en este momento porque aún está muy pequeño.
  3. La crisis de los 3 meses en donde cambia la producción de la leche, ya no está a disposición del bebé, empieza a tardar un poco más, y si la mamá no sabe qué está pasando por esta crisis, puede ser un periodo estresante tanto para ella como para el bebé. Lo que pasa es que ya no se vuelve un almacén, sino que hay que tener paciencia para que suceda naturalmente mientras el bebé lo esté pidiendo.  

 

Algunos mitos de la lactancia materna…

  • No dar pecho por no producir suficiente leche. A libre demanda vas a poder darle a tu bebé lo que necesita con solo pegarlo a tu pecho. Pamela comenta que solo existen dos condiciones para estos casos: 1% de la población mundial que padece de hipogalaxia (condición que impide que produzcan suficiente leche materna) o cuando la madre ha tenido una reducción mamaria, pues no cubre el requerimiento total del bebé.   
  • Complementar la alimentación cuando solo se da calostro. El recién nacido puede tomar el líquido secretado por las glándulas mamarias de los primeros días después del parto, conocido como calostro, pues con esto basta para sus requerimientos alimenticios, no es necesario complementarlo con nada más.  
  • La madre debe mantener la lactancia hasta que el bebé lo pida. Cuando la madre ya no se sienta a gusto con la lactancia, es válido que promueva el “destete”, pero en este caso, es importante buscar otras formas de darle muestras afectivas al bebé, como abrazos, besos o apapachos. Eso sí, no se recomienda que el “destete” se haga cuando el bebé está pasando por un momento estresante como mudanza de hogar, inicio de guardería o un cambio importante.
  • Una mamá enferma no puede dar pecho. Se dice que si la madre tiene gripe o algún malestar, no es buena idea darle pecho, lo cual es falso. También existe mucho ruido alrededor de los medicamentos, por lo cual muchas veces se privan de tomarlos para no afectar a sus hijos, cuando lo cierto es que muchos medicamentos comunes y de venta libre si se pueden tomar en este periodo.
  • No poder darle pecho al recién nacido por la anestesia de la cesárea. Las mamás que pasan por el proceso de cesárea también pueden amamantar.

 

Puedes seguirle la pista al proyecto de Pamela Sosa, psicóloga y asesora de lactancia certificada, a través de Instagram y Facebook. Asimismo, si deseas una consulta, ella atiende de forma presencial y online a través de videollamada. Contacto: [email protected]