Año nuevo chino: de la tradición a la celebración

El año nuevo chino, también conocido como Fiesta de la primavera o año nuevo lunar, es la tradición más importante del calendario chino, que marca el inicio de un nuevo ciclo, el fin de una etapa y la gran bienvenida de la primavera.

 

La fecha de celebración para el Año Nuevo Chino es determinada por el calendario lunisolar utilizado tradicionalmente en China, donde se toma en cuenta el día de la luna nueva más próximo al día equidistante entre el solsticio de invierno y el equinoccio de primavera (se toma como referencia los 45 días después del solsticio y los 45 días antes del equinoccio).

 

Esta festividad no se da el mismo día cada año y suele suceder entre el 21 de enero y el 20 de febrero, coincidiendo con la luna nueva en Acuario que es la más visionaria y más desapegada, la que nos recuerda que antes de volar debemos soltar el peso muerto.

 

Esta vez el nuevo año chino comienza el 5 de febrero de 2019 y se extiende hasta el 24 de enero de 2020, siendo el cerdo de tierra el animal que marcará la energía durante esta temporada.  En la astrología china, el cerdo es un animal que está relacionado con la fortuna, fertilidad crecimiento y expansión, siendo su elemento la tierra, trae además la energía para la fuerza de voluntad y lo fortalece para sobrellevar el trabajo que representa alcanzar sus sueños.

 

El origen de esta tradición se remonta al XIV a.C, cuando el emperador chino Huang Di estableció un calendario basado en el movimiento lunar, compuesto por cinco ciclos lunares de 12 años, y  cada año de estos ciclos estaría regido por un animal: la rata, el toro, el tigre, el conejo, el dragón, la serpiente, el caballo, la oveja, el mono, el gallo, el perro y el cerdo.

 

En la actualidad, esta festividad tiene gran penetración en distintas partes del mundo donde hay comunidad asiática, donde la conmemoran a través de tradiciones como:

  • Obsequiar a los niños o parientes más jóvenes de la familia una pequeña cantidad de dinero dentro de un “sobre rojo”, como símbolo de buena fortuna.
  • Recitar coplas antitéticas o coplas de la "fiesta de la primavera", relacionadas con la abundancia y la prosperidad.
  • Colocar una representación del Pez Yu dentro en la casa para atraer la abundancia.
  • Propinar ofrendas al Dios de la riqueza, representando en los hogares como un personaje con barba, túnica roja y un saco amarillo en la espalda acompañado de tambores y gongs.
  • Compartir platos típicos como los raviolis chinos y dumplings para la cena de "noche vieja".
  • Representar la Danza del León o Danza del Dragón, bailes inspirados en las artes marciales para ahuyentar a los malos espíritus.

 

Con más de cuatro mil años de historia, esta es una celebración que suele unir a la familia, los amigos y conocidos de distintas comunidades y culturas para darle la bienvenida a un nuevo comienzo, agradecer lo manifestado, apreciar el presente y celebrar la abundancia del futuro.

 

¡Feliz año nuevo chino!