Stars Today

Hoy no hay aspectos ptolomeicos, así que aprovecho para contarles de qué va esta semana.

Como saben, el viernes tuvimos el eclipse total de luna llena en Acuario como Nodo Sur. En astro-slang: evento que augura finales kármicos definitivos a procesar desde ahora hasta feb de 2019, y la prueba a superar es el apego.

La zona Acuario de nuestra rueda zodiacal (y sí, todos tenemos al signo Acuario en una de nuestras casas) es la zona donde somos más desapegados; pero desde que el Nodo Sur está allí (abril 2017) ha sido un gran reto soltar (si quieres saber cuál es tu zona Acuario y dónde te ha costado soltar, CLICK).

Ahora que ha pasado el último eclipse nos vemos forzados a volver a ser desapegados en esa área, ya que tenemos dos años procesando un asunto al que le llegó la hora.

Si bien el eclipse abre un lapso de seis meses para el “procesamiento”, las cuatro semanas después dejan claro lo que hay que soltar y las dos semanas después que están dentro de esas cuatro primeras, son las más fuertes. Voilà! Esta es la primera semana y vemos a Marte en la zona del eclipse con varias tensiones obligando a soltar sí o sí.

También tenemos a Urano, que es el planeta que rige al signo Acuario y por tanto al Nodo Sur, en tensiones y estacionario.

Más allá de todo esto... ¿Qué es lo que te hace estar tan apegado? Hay mucho que elaborar aquí, pero no tengo espacio y aprecio tu tiempo. La respuesta a todo apego es ego. Ego es la idea de identidad que no es autenticidad. Entonces hay apego por cómo querías que fueran las cosas, por lo que te parece justo sin tomar en cuenta tus lecciones espirituales, por no haber trabajado heridas emocionales antiguas, por ignorancia también (a veces uno ni sabe cuáles son esas heridas) que nos hace apoyarnos más en una idea de quien somos que en quien en verdad somos.

Cuando digo ego no lo digo con connotación negativa. Ego es una idea que tenemos de nosotros que nos aleja de lo que de verdad somos y nos da una sensación de identidad. Es una idea que nos ayuda muchas veces, pero cuando algo duele hay que ver qué tan apegados estamos a su noción. Observemos y empecemos el trabajo.