Reconecta con lo sagrado del placer: entrevista a Vanessa Cuccia

Les presento a Vanessa Cuccia, autora del libro “Crystal Healing & Sacred pleasure”, experta en sanación con cristales, fundadora y creadora de Chakrubs, la primera marca en el mundo que usa los cristales (y su poder) en la producción de juguetes sexuales. En esta entrevista hablamos de la historia personal que la embarcó en este camino de exploración y también en cómo recuperar lo sagrado de nuestro placer.

 

 

 

¿Puedes decirnos tu signo de Sol, ascendente y lunar?

Soy Tauro de Sol (nací el día de la tierra), Géminis de ascendente y Cáncer de Luna. Definitivamente me identifico con esos signos, estoy increíblemente conectada e inspirada por la naturaleza como todo típico Tauro. Me eleva la conexión y todo tipo de estímulos como a los Géminis, y soy intuitiva y muy sensitiva, lo que refleja mi Luna en  Cáncer.

 

¿Cómo empezaste tu compañía? ¿Cuál es la historia detrás de ella?

Chakrubs fue concebida por mi propio deseo de experimentar con cristales como una forma de desbloquear el placer y sanar heridas sexuales. Estaba trabajando en Pleasure Chest en Los Ángeles y, al mismo tiempo, recibiendo mentoría de una guía espiritual que me estaba presentando el poder sanador potencial que hay en los cristales. Noté que no había ninguna herramienta de cristal para el placer en el mercado, así que decidí tomarlo en mis manos e introducir el material a la industria para adultos.

 

¿Qué significa para ti “sanar"?

“Sanar” es una palabra en la que he pensado mucho recientemente. Creo que “sanar” es un estado de consciencia, entiéndase, que iniciar el proceso de sanación significa que has comenzado a reconocer qué área de tu vida necesita atención para poder crecer.

 

¿Qué significa para ti el amor?

La palabra opuesta al amor no es odio, es apatía. El amor es la armonía con todas las emociones.

 

¿Cómo nos ayudan los cristales a sanar?

Hay un componente místico en los cristales que no es fácil de explicar y debe ser vivenciado para entenderlo. Aún así, hay muchos factores que nos atraen a los cristales cuando queremos introducir una nueva energía a nuestras vidas, o interrumpir una que se ha estancado para facilitar su movimiento. Los cristales obtienen sus “poderes” de diferentes áreas que explico a profundidad en mi libro “Crystal Healing & Sacred Pleasure” (Sanación con cristales y el placer sagrado), para quien esté interesado en saber más. Sus usos más antiguos traen una aceptación colectiva de sus propiedades metafísicas, de su configuración, color y las maneras en las que se constituyen en la tierra. Lo que me gusta reconocer es cómo trabajan simbólicamente con nuestro subconsciente para crear nuevos estados de consciencia.

 

¿Qué cristales mantienes cerca de ti y por qué?

Tengo diferentes cristales para diferentes necesidades. Hace poco fui a un viaje en el que tuve que trasladarme en avión. Llevé conmigo un cristal de Angelita para ayudarme a calmar la ansiedad que me da volar.

 

¿Puedes compartirnos un ritual con cristales para el amor?

El ritual más simple que puedes hacer para el amor es recostarte con un cuarzo rosado en tu corazón y visualizar la energía que te calma. Otro ritual con este cuarzo, es usarlo para personificar la energía que deseas atraer mientras practicas amor propio. Hay muchos más ejercicios en mi libro.

 

Danos un mensaje de amor propio desde tu experiencia

El amor propio es la clave del autoreconocimiento. Entre más nos comprometemos a amarnos y aceptarnos, más aprendemos quién somos y qué vinimos a hacer a este mundo.

 

Para cerrar esta entrevista y dejar la puerta abierta para una próxima, ¿puedes afirmar que podemos sanar traumas sexuales y llenar esos espacios oscuro con luz?

¡Absolutamente! Cada uno de nosotros tiene la llave para su propia sanación. Mientras aprendemos a sanarnos y crecemos en nuestro reconocimiento, podemos encontrar las herramientas que mejor funcionan para nuestros traumas específicos y aprender a honrar esos lugares mientras los llenamos con amor en vez de negarlos o sentir vergüenza por ellos.