Preguntas que hacerle a tu pareja antes de mudarse juntos

El amor y los cambios están en el aire esta temporada, para muchos eso puede significar llevar la relación “al siguiente nivel” y pensar en crear un espacio donde ser simplemente “nosotros”. Si estás a punto de mudarte con tu pareja o están comenzando a pensarlo, estas son algunas preguntas para tener las conversaciones importantes que este paso demanda:

 

Antes de dar el paso:

  1. Tener una conversación seria sobre su crédito: ¿cómo manejan actualmente sus finanzas? ¿Es tu deuda mi deuda y viceversa?
  2. Conversar sobre cómo se asumirán los gastos de la casa: es importante saber quién cubrirá qué y también tener claras las expectativas (y realidades) sobre lo que cada uno puede asumir como responsabilidad monetaria.
  3. Extra compromiso: mudarse juntos no es sólo un compromiso emocional o de la relación, es también un compromiso económico, antes de pensar en dar el paso creen entre ambos un presupuesto de las cosas (desde servicios hasta trámites) que necesitarán para establecerse en esta nueva etapa, y cómo se vería un primer mes de gastos compartidos. ¿Cómo quedan las finanzas para sus gastos individuales? Conversar.
  4. ¿Quién asumirá cuáles actividades del hogar? Nadie quiere caer en un ciclo infinito de discusiones sobre quién es el que lava siempre (o no los platos), mejor conversar y llegar a un punto medio sobre quién hará qué y cuándo. ¿Qué tal crear un calendario de tareas del hogar? Aprovecha para proponerlo.
  5. ¿Cuáles son sus expectativas de la convivencia? Cada uno puede tener un ritmo de vida, trabajo y actividades personales distinto, y que no queda 100% en evidencia hasta estar compartiendo el día a día bajo el mismo techo, mejor evitar las sorpresas y conversar honestamente lo que esperan de compartir y crear un hogar.
  6. Proponer un periodo de prueba: ¿qué tal hacer un ejercicio previo antes de la convivencia? Intenten vivir juntos un par de días y observar cómo cada uno lleva a cabo su rutina, cuáles son sus mañas, sus horarios, cómo le gusta hacer “x” o “y” cosa. Tomen nota de aquello que les llame la atención y conversen para llegar a un punto medio.
  7. El verdadero after office: el romance no debe perderse ahora que vivan juntos, pero es muy importante dejar en claro cuál es el tiempo que ambos pueden dedicar a “citas” y salidas ahora que están bajo el mismo techo. Compartan sus expectativas y llévenlas a la realidad.
  8. ¿Hay tiempo para mí? Todos necesitamos un momento a solas, con nuestras ideas, nuestro sentir, aún cuando estemos con quien adoramos compartir el tiempo. Antes de dar este paso hablen de esas cosas que conforman su “me time” y cómo pueden respetar este espacio tan necesario para cada uno.
  9. ¿Cómo compartimos el espacio? Ahora que tienen su hogar es normal sentir la emoción de tener un nuevo espacio y compartirlo con los más cercanos…, justo allí estaría buenísimo conversar sobre su opinión acerca de hacer reuniones en casa, cómo atender a los invitados, recibir a amigos y familiares para una estadía, etc.
  10. ¿Queremos mascotas? Son un punto de alegría pero también de discordia, tenerlas o no tenerlas, quién atenderá sus necesidades, todos estos son temas a conversar.
  11. ¿Dónde viviremos? Esta parece ser una de las que se pierde por lo obvia que es, pero más allá de elegir su casa, tu casa o un nuevo espacio, es importante revisar detalles como que el lugar sea conveniente para ambos en distancias para su trabajo y actividades diarias.
  12. “A mí me gusta así”: admitámoslo, por más flexibles que queramos ser todos tenemos una cierta manera de hacer las cosas “a nuestra manera”, sea que te gusta dormir de un lado específico de la cama, no conversar hasta tomar tu aguita de limón por la mañana, darte un baño antes de dormir o ver ese programa en Netflix justo antes de cenar, estos pequeños detalles de tu rutina que ahora serán compartidos pueden repasarse. No me refiero a cambiar todo lo que haces, pero es factible llegar a acuerdos y también crear nuevas maneras que se ajusten a la vida entre dos.
  13. Quizás la pregunta más importante antes de dar este paso: ¿tenemos una manera saludable de responder conflictos? Háganse esta pregunta a solas y compartan sus inquietudes, porque el interés de encontrar un punto en común más allá del ego para resolver cualquier conflicto o contraste será la clave para encontrar la armonía en su convivencia.