Habilidad para responder: tenerla y elegir no perderla.

Así como adormecemos dolores físicos, adormecemos dolores emocionales que están haciendose presentes justo para crecer y evolucionar. No mas morfina para el alma.