Desear desde la carencia y desear desde la abundancia

Hay una gran diferencia entre desear desde la carencia y desear desde la abundancia. Desear así como recibir son atributos femeninos (de energía femenina) que TODOS tenemos, mujeres y hombres. La energía femenina no trabajada desea y quiere recibir para sí. Quiere esos zapatos, ese chico, ese puesto de trabajo etc. La energía femenina trabajada desea para compartir: "quiero esos alimentos para preparar una cena, quiero esa casa para crear un hogar, quiero estar bien para dar sin agenda a los demás". Todos queremos, eso nunca va a cambiar y ser espiritual no implica la ausencia de deseo, todo lo contrario, es el deseo lo que nos impulsa a buscar más. En la astrología, el DESEO es Venus. En nosotros, es el lado izquierdo. Si empezamos a prestar ATENCIÓN a lo que estamos deseando, dejaremos de manifestar cosas que no nos gustan y que no nos hacen bien. Nos hacemos participes de nuestro proceso y manifestamos de manera consciente. Al saber qué deseamos, sabemos cuándo y cómo llevarnos a la acción que es la energía masculina, el lado derecho. Primero presta atención a aquello a lo que que das tu atención. Observa qué estás manifestando y haz ajustes en tu foco y visión si lo que ves no te gusta. Una vez que hagas ese ejercicio, impúlsate a la acción, ya con la intención de recibir para dar más, para empezar o seguir recreando abundancia, en vez de perpetuar una sensación de falta de satisfacción y carencia.

 

¿Quieres saber más?

El deseo

El trayecto del DESEO

¿Para qué pedir deseos? Tú eres el DESEO creciente, constante

Querer una relación, ¿es un deseo del ego o del alma?

La semilla y los deseos

Hablando de vibraciones, nuestros deseos y cómo nos alineamos con otros

Deseos del ego vs. deseos del alma

Desnudando el deseo

 

Ejercicios

Tres ejercicios del espejo para moldear el deseo

Evaluación del deseo con el ejercicio del espejo