Coaching: diferencia entre visualizar y envisionar

La diferencia entre visualizar y envisionar. 

Visualizar es lo que siempre han escuchado: cerrar los ojos y ver una película de lo que quieren manifestar. 

No funciona porque ?? las imágenes son “tomadas” de lo que te influencia. Tiene toda la tendencia a llevarte a lo que otros desean o tienen. La visión tiene que nacer de ti. Otra razón por la que no funciona es porque no “produces” las emociones que te mueven a trabajar con intención y no con expectativa. Y tampoco (de muchísimas razones) funciona porque te apegas a cómo luce tu manifestación. Muchísimas veces lo que deseas está en frente, pero no luce como lo imaginaste y no lo reconoces. ¿Cuántos aquí pueden decir que su vida no luce como la visualizaron? ¿Cuántos pueden decir que la persona con la que hacen su vida no luce exactamente como lo imaginaron? 

Ooooook. Estamos claros.

Envisionar también lo haces meditando o con los ojos cerrados. La GRAN diferencia es que no es una imagen a lo que te llevas, es una emoción. 

Por ejemplo: “no sé cómo lucirá la persona con la que quiero hacer mi vida, pero estoy cada día más [email protected] en cuáles serían los valores que compartimos. Cada día más [email protected] en cómo se siente y cómo no se siente”. Al hacerlo seguido y estar clara en esto, cuando se presente alguien con quien te sientes asi, lo sabrás. Requiere práctica, mucha práctica, pero eso también va creando caminos neuronales y la situación se hace más cómoda, se siente intención en vez de expectativa.

Cuando lo intentes y veas lo difícil que es salirse de “cómo quiero que se vean las cosas”, entenderás cuánto están metidas nuestras ganas de control y ego cuando la realidad es que deseas manifestar algo que te haga sentir [email protected] .