Alimentos que calman

Se ha convertido en algo común escuchar que alguien controla su ansiedad con medicamentos. Es una solución relativamente fácil tomarse una pastilla para calmarse, pero, ¿será que hay alguna otra manera de prevenir la ansiedad sin ningún efecto secundario y permanecer calmados? Pues sí. Recuerden a Hipócrates cuando dijo “Deja que la comida sea tu medicina”, este es uno de esos casos. Hay alimentos que podemos consumir que nos ayudan a calmarnos, y para reconocerlos tenemos que ver qué nutrientes contienen que los hacen tan especiales.

Hoy en día médicos y nutricionistas están de acuerdo con que hay una conexión muy fuerte entre los nutrientes que ingerimos y el cerebro. Las deficiencias nutricionales pueden llegar a afectar la función del cerebro al verse afectada la producción de neurotransmisores esenciales para estimularnos y ayudarnos a permanecer calmados. En otras palabras, comer te podría ayudar a estar calmado y tener menos stress. Pero no hablo de comernos un pote de helado,  sino de comer una variedad de los siguientes superalimentos.

Salmón, nueces, semillas de chía y linaza

¿Qué tienen en común el salmón, las nueces, las semillas de chía y la linaza? Son alimentos con un alto contenido de Omega 3. Aparte de combatir la inflamación y la pérdida de memoria, el omega 3 demostró ser clave en el balance del cortisol y la adrenalina, dos hormonas que regulan el estrés en el cuerpo.

Ostras y merey

Seguro has escuchado que las ostras son un alimento afrodisíaco, pero, ¿sabías que su alto contenido de Zinc nos ayuda a calmarnos? Estudios han demostrado que el bajo nivel de Zinc en el plasma está asociado con la ansiedad.

Espinacas

Las espinacas no solo son un superalimento por su contenido de hierro, también son el alimento con el más alto contenido de magnesio. El magnesio es un mineral calmante que induce la relajación. Estudios han demostrado que las dietas bajas en magnesio están asociadas con el alto nivel de ansiedad y bajos niveles de serotonina.

Probióticos

Nuestra flora intestinal juega un papel importante en la producción de neurotransmisores como la serotonina y la dopamina que regulan la ansiedad. Esta conexión entre nuestra flora intestinal y el cerebro comprueba que añadir probióticos o alimentos altos en probióticos nos ayuda a combatir y prevenir la ansiedad.

Triptófano

Siempre hemos culpado al aminoácido triptófano por ser el responsable del sueño que sentimos al comer el delicioso pavo el día de acción de gracias. Lo que no escuchamos muy a menudo es que el triptófano se convierte en serotonina en el cerebro, la cual regula la producción de hormonas causantes del stress. El bajo consumo de triptófano está asociado con la reducción de mecanismos neurológicos que promueven la felicidad. Opta por alimentos saludables altos en triptófano como las nueces, semillas, frijoles, y huevos.

Vitamina B

La vitamina B también es responsable en la producción de neurotransmisores que regulan la ansiedad. Un estudio de la Universidad de Miami comprobó que la suplementación de complejo B está relacionada con bajos niveles de ansiedad. Algunas fuentes de vitamina B son los espárragos y el popular aguacate.

Por otra parte, no es solo lo que comemos sino las cantidades y la frecuencia. Los picos de azúcar en la sangre, así como también los bajones de azúcar en la sangre afectan nuestra capacidad de calmarnos. Incluye una variedad de alimentos frescos en tu dieta para asegurar el consumo de nutrientes necesarios para calmar la mente. De la misma manera, practica comer en zen, evaluando qué tanta hambre tienes, comiendo sentado, comiendo despacio, saboreando tu comida, y absteniéndote de ver TV o el celular mientras comes.

Colaboradora: Nathalie Magno Gaitan, nutricionista y Health Coach.