Acai: El secreto mejor escondido del Amazonas

El Açaí es una baya procedente de una pequeña región de Brasil llamada Pará. Durante siglos estuvo formando parte de la dieta de varias tribus de la zona, dándoles una cantidad increíble de beneficios y ahora, ha pasado a ser uno de los frutos más demandados por los fanáticos de la nutrición debido a su brillante aporte de nutrientes, vitaminas, antioxidantes y muchas más sustancias capaces de optimizar nuestra salud.

 

Es pequeña, de color púrpura, con un sabor que se asemeja a una mezcla entre frambuesa y uva, con un pequeño amargor proveniente de los taninos, una sustancia que nuestro organismo aprovecha como antioxidante para evitar el envejecimiento de las células. Es considerada uno de los más completos de los alimentos saludables, y es que esta pequeña baya contiene ácidos grasos Omega 3, 6 y 9, fibra que nos ayuda en el proceso digestivo, un porcentaje de proteínas incluso mayor a las del huevo, es sorprendente todo lo que puede aportar una fruta tan pequeña. Conozcamos un poco más sobre sus beneficios:

 

1. Es un poderoso antioxidante, contiene casi 33 veces más contenido de antioxidantes que una uva negra.

2. Proporciona gran cantidad de vitalidad y resistencia, esto hace que sea muy apreciada por deportistas y personas activas.

3. Ayuda a combatir los radicales libres, por lo que se considera rejuvenecedora.

4. Es depurativa, gracias a su aporte de fibra ayuda a eliminar grasas y otras sustancias de la sangre.

5. Refuerza las defensas.

6.  Es diurética, ideal para aquellos que necesiten eliminar líquidos retenidos.

7. Su aporte de fibra, su efecto antioxidante y su alto contenido de omegas dificultan la absorción de las grasas impidiendo que se conviertan en colesterol.

8. Contiene fibra natural que ayuda a combatir el estreñimiento.

9. Los ácidos omegas que contiene ayudan a reforzar y mantener en buen estado el sistema nervioso.

10. Nutre y remineraliza.

 

Extra info: La mejor manera de consumir el Açaí es fresco, sin embargo, este tipo de frutas suelen tener un proceso de fermentación bastante acelerado por lo que conseguirla fresca puede ser un poco difícil, pero  puedes encontrarla deshidratada o en forma de suplementos.